Menu

MONOLOGO: Un Pirata desde la cuna

“Que suerte hay que tener al nacer”, dice parte del coro de la canción Planeta Escoria del grupo español Ska-P.  Y con toda razón. Cargado durante nueves meses dentro de un vientre Pirata y producto del amor de dos grandes Piratas quebradillanos, Olga y Mariano, nací yo un 13 de noviembre de 1982.  El pueblo donde vi la luz por primera vez no es necesario mencionarlo pues solo me consta porque está escrito en algunos papeles que solo veo aproximadamente una vez cada cinco años en contra de mi voluntad.

Crecí en un hogar Pirata de padres trabajadores que luchaban incansablemente por darme lo que ni ellos pudieron tener.  Viví en casa de mi abuela materna por los primero dos años de mi vida de los cuales no recuerdo nada.  Luego nos mudamos a casa de tía Casilda en la Parcelas Grandes de San Antonio de donde sí tengo varios recuerdos grabados en mi mente. 

Mi papá iba a los juegos constantemente, lo sé porque me lo ha contado, pero varias veces los escuchaba por radio desde el balcón de la casa.  Mi mamá nos había regalado a él y a mí unos radios de baterías idénticos.   Era la década del 80, como en la temporada del 87 más o menos. Fueron años en que el equipo Pirata lucía terrible. Yo tenía casi 5 años. Aunque no con todos los detalles, si tengo el leve recuerdo de una noche en que los Piratas al parecer perdieron en la raya y mi papá tiró el radio para el “cercao” de la piñas de Miguelito.  Coraje de un pirata de corazón.

Leer Más...
Subscribirse | RSS

Iniciar or Registrarme

Iniciar con Facebook

¿Olvido su contraseña? / ¿Olvido nombre usuario?